Nuestro Blog

Blog

LA NOCHE DE HALLOWEEN (1978). DTOR.: JOHN CARPENTER

LA NOCHE DE HALLOWEEN (1978, JOHN CARPENTER). EDICIÓN ESPECIAL 2 DISCOS. Título original: Halloween; Género: Terror; Año: 1978; Duración: 92 min; País: USA; Director: John Carpenter; Guión: John Carpenter y Debra Hill; Fotografía: Dean Cundey; Música: John Carpenter; Reparto: Jamie Lee Curtis, Donald Pleasence, Nancy Loomis y P.J. Soles. EXTRAS: Dos documentales , de una hora y media de duración cada uno de ellos, donde se desgranan los pormenores, anécdotas y vicisitudes del rodaje del mítico film. SINOPSIS: Las fuerzas policiales de una pequeña localidad de la costa Oeste de los Estados Unidos reciben la noticia de que un individuo llamado Michael Myers ha escapado del centro psiquiátrico donde ha permanecido más de quince años. Según el historial médico facilitado por el doctor Sam Loomis, Myers había sido internado porque cuando aún era un niño asesinó a su madre con un cuchillo de cocina. A pesar de que han transcurrido muchos años, Myers no ha logrado curarse del episodio traumático que protagonizó durante su infancia y ya próximo a cumplir veinticinco años, se ha convertido en una seria amenaza especialmente para las chicas de la población. Laurie Strode parece ser la siguiente víctima de Myers, dejándola como advertencia una lápida de una de las tumbas que ha profanado sobre su cama.

COMENTARIO: Pese a la mala distribución que sufriera Asalto a la comisaría del distrito 13 (1976), película fundacional en varios aspectos del modo pausado y milimetrado a la hora de rodar cine de acción del joven John (Howard) Carpenter y de otros cineastas, el encargado de tal desatino en Estados Unidos, Irwin Yablans, le encomendó la materialización de una idea propia, aunque algo dispersa: el asedio a una niñera en la víspera de Todos los Santos. La idea fue tomando forma cuando Carpenter accedió a la dirección del que, sin duda, ha sido el título más rentable de cuantos ha realizado hasta la fecha. No en vano, Halloween recaudó cincuenta y cinco millones de dólares frente a las escasos trescientos mil dólares presupuestados. Situada en la población ficticia de Haddonfield, Illinois —aunque Debra Hill, la productora, viviera en ese lugar de Nueva Jersey durante su infancia—, La noche de Halloween se abre con la música del mismo Carpenter, al tiempo que unas calabazas van apareciendo en los créditos; pronto descubrimos que la acción tiene lugar en 1963, concretamente el 31 de octubre (meses después del asesinato de JF Kennedy), y cómo una cámara subjetiva se va acercando a una casa habitada. Resultat d'imatges de la noche de halloween (1978) Es medianoche y, de repente, intuimos que alguien se coloca un antifaz, coge un cuchillo de grandes dimensiones y se dirige escaleras arriba hasta llegar a la planta superior donde asesta una serie de puñaladas, primero, a un muchacho, y más tarde, a una adolescente desnuda peinándose sentada en el interior de su habitación. El plano siguiente muestra la cámara alejándose y el plano abierto nos descubre, al llegar un matrimonio, al autor de los hechos: un niño de mirada perdida, de unos seis años de edad (Will Sandin) a quien sus progenitores parecen preguntar desesperad amente: «Michael, pero, ¿qué ha pasado?». Un comienzo relevante, formalmente impecable que nos adentra en una historia que tendrá como denominador común «el Mal», esta vez corporizado en un muchacho que responde al nombre de Michael Myers. Con esta simple pero efectiva introducción sabemos que algo anormal va a acontecer. Quince años después, en la clínica mental Smith’s Grove, en un día de lluvia intenso (elemento desestabilizador) hace su aparición el doctor Sam Loomis (encarnado por el gran Donald Pleasence, gracias a la intermediación de su hija Angela, fan del film anterior de Carpenter). «El mal se ha idopero volverá», interpelará a la enfermera que lo acompaña cuando descubren la huída del paciente Michael Myers. Como curiosidad cabe decir que tanto el doctor (Loomis) como la enfermera (Marion), hacen referencia a los nombres de la pareja protagonista de Psicosis (John Gavin y Janet Leigh), y no por casualidad. De vuelta a Haddonfield, con sus amplias avenidas y dirigiéndose a la escuela, observamos la figura delgada de una joven, Laurie Strode, con los ojos de Tony Curtis y las bellas facciones de Janet Leigh, interpretada por Jamie Lee Curtis en su debut en el cine. Resultat d'imatges de la noche de halloween (1978)

En su camino debe depositar un sobre en la antigua casa —encantada, para buena parte de sus conciudadanos— de los Myers. Nadie sospecha de que cerca, muy cerca, está Myers: su respiración profunda en off nos lo advierte. El leit motiv de Carpenter suena cuando aparece o cuando su presencia se percibe de algún modo. La amenaza es latente y el denominado  Bogeyman u «hombre del saco» para los más pequeños —esos que entonan con ingenuidad en la festividad de Todos los Santos, «Truco o trato»— empezará a irrumpir en sus vidas de forma un tanto fantasmagórica (véase la escena en la que aparece ataviado con una sábana), pero real. Una pesadilla continua en tan celebrada noche, cuyo símbolo, la calabaza iluminada con velas, signo de protección, no podrá hacer nada para alejar el «Mal».

Resultat d'imatges de la noche de halloween (1978)Concluyente resulta también la frase de Loomis haciendo referencia a Myers: «Él no es un hombre». Bajo esa silueta vista de espaldas en algún plano corto estaría Nick Castle, amigo de Carpenter, componente de un grupo de rock común —Couple of the Villes—, escritor y futuro director. Premonitoria sería la aparición de unos fragmentos de El enigma de... ¿otro mundo? (1951)  en las pantalla de televisión de una de las adolescentes que cuida a un niño en la fatídica noche. No por casualidad, Howard Hawks siempre ha sido una fuente de inspiración en la filmografía de Carpenter. Igualmente sintomáticas resultan las escenas en las que el director californiano se recrea en la muerte como aspecto macabro; es el caso de la profanación de la tumba de su hermana y su posterior ubicación en el lecho de una de las parejas —de adolescentes— asesinadas. Un ser inmortal que se adentra hasta los lugares más íntimos como el de la excelente escena en la que Laurie Strode es vista desde el interior del armario de ropa, enjaulada, como si de una cárcel (las rejillas en sombras así lo reflejan) se tratara. Finalmente, el film acaba con la figura de Myers que yace aparentemente muerto en el suelo (idéntica imagen se vería años después en Viernes 13, 3ª parte). ¿Dónde se esconde el «hombre del saco»?. En todos los sitios y en ninguno. El «Mal» no desaparece así como así, nos quieren dar a entender los verdaderos culpables de La noche de Halloween: John Carpenter y Debra Hill, quienes, junto a Nick Castle y Tommy (Lee) Wallace, diseñador de producción y montador, amén de director titular de la excelente Halloween III (nada que ver con las demás películas de la franquicia), y el soporte financiero de Moustapha Akkad e Irwin Yablans, construyeron uno de los films de terror más influyentes de los últimos treinta años.

  Àlex Aguilera

¿como comprar?
Accept

We use own and third party cookies to improve our services and show related advertising to your preferences by analyzing your browsing habits. If you continue to browse, consider accepting its use