Nuestro Blog

Blog

CASTLE FREAK (CASTLE FREAK, 1995)

CASTLE FREAK (CASTLE FREAK, 1995). DTOR.: STUART GORDON.     Resultat d'imatges de Castle Freak (1995) Stuart Gordon   BLU-RAY. USA. 92’. C. DISTRIBUYE: RESEN. SINOPSIS: Un matrimonio en horas bajas, tras un accidente de coche, hereda una propiedad en la vieja Europa. Un castillo italiano de misteriosa historia. Nadie conoce dónde fue a parar el hijo de la anterior propietaria, una duquesa bella pero vil en su vejez. Una vez instalados en el nuevo hogar, el matrimonio con su hija invidente, empieza a oír ruidos extraños durante la noche. El subterráneo del castillo encierra, pues, un caso nunca antes descubierto.  Resultat d'imatges de Castle Freak (1995) Stuart Gordon COMENTARIO: Hubo un tiempo en el que el nombre de Stuart Gordon brilló por encima de muchos cineastas de su generación, inducido este hecho por su total dedicación al cine fantástico. Un periodo breve pero intenso que fue desde 1985 hasta bien entrados los noventa. Su efímero ‘reinado’ duró a consecuencia de su primer y sonado éxito Re-Animator, una combinación de humor y horror a raudales que contentó a unos y a otros, alzándose con premios en circuitos festivaleros, entre ellos, el del Festival de Cine Fantástico de Sitges. Es allí donde recaló la cinta Castle Freak por vez primera en nuestro país en formato digital (1), en la edición correspondiente a 1997, dos años después de su producción. Era una sesión de medianoche que despertó la curiosidad de los allegados y noctámbulos a este creador de ‘monstruos’. Suyas fueron anteriormente las creaciones de Re-Sonator (segunda parte explosiva de la ya delirante Re-Animator), Robot-Jox (1990) y demás deidades fílmicas. Una primera y casi única proyección en nuestro país que ha tenido en su excesiva tardanza en ser editada –sello Resen- la gratificación de poder revisitarla de nuevo. Producción Full Moon, esto es, propiedad enteramente del binomio Charles/Richard Band, empresarios y productores de este filme vinculado a las Old Fashioned Horror Movies, algo así como las ‘viejas películas de horror’, como gustaba llamarlas al por entonces joven director Stuart Gordon. La premisa de un niño encerrado en una mazmorra y mal alimentado por un familiar directo, en este caso, la madre, era un punto de partida ya de por sí interesante. Algunos han querido ver en ella influencias del relato corto El intruso, de H. P. Lovecraft, autor por otro lado, nada alejado del universo de Gordon (Dagon, Re-Animator, …). Si bien, la cinta se adentra en otros derroteros más caros al cine de ‘horror’ con mayúsculas, con secuencias subidas de un tono un tanto repulsivo –el pecho arrancado de cuajo por la ‘bestia’, …-. Su calificación, pues, fue uno de los hándicaps para que Castle Freak apenas se haya podido ver en los últimos años. Sin embargo, su rodaje resultó más cómodo y familiar de lo que uno pueda creer, puesto que Stuart Gordon y su equipo (repetirían Jeffrey Combs y Barbara Cramton) regresaron al viejo castillo italiano de Ture del siglo XV, posesión adquirida por Charles Band años atrás, donde habían filmado The Pit and the Pendulum –con Lance Heriksen, según la novela de Poe-. Resultat d'imatges de Castle Freak (1995) Stuart GordonExiste una connivencia entre la localización, el script de Dennis Paoli y lo narrado en Castle Freak por Gordon, que adecenta el producto hasta convertirlo en un título ‘maldito’, capaz de sortear todo tipo de problemas y limitaciones presupuestarias para ser digno de un segundo visionado y una rápida aceptación de lo expuesto. Resultat d'imatges de Castle Freak (1995) Stuart GordonEn suma, Gordon presentó concluido en el año del centenario del cine, su especial aportación al género con una pequeña pero singular cinta que habla del maltrato –humano, en cualquier caso, como muestran las primeras imágenes-, de la unión familiar –la lucha contra el mal un pretexto necesario para estrechar vínculos perdidos- y de la necesidad de comprender a lo diferente, extraño, bizarro. Aquí un ser deforme que vive sumido en la oscuridad, la malnutrición y el abandono total. Encarnado por el jovial Jonathan Fuller, quien requirió de un maquillaje corporal total para dar vida a un ‘monstruo’ con todas las de la ley, repulsivo y desgarrador, todo un tour de force por parte de un staff de prometedores diseñadores del Make-Up confeccionado para la ocasión. Uno de los requisitos fundamentales para que un filme de estas características funcione en pantalla, toda vez que se decidió –partiendo de una idea de Charles Band- enseñar al ‘monstruo’ lo más posible, eso sí, sin salir de las cuatro paredes del castillo. Un logro atribuible a ese segmento del equipo indispensable, la música aterradora de Richard Band –el hermano compositor, demasiado infravalorado- y a la determinación de Charles Band por dejar acabada esta pequeña joya llamada genéricamente Stuart Gordon’s Castle Freak.   Àlex Aguilera  

¿como comprar?
Accept

We use own and third party cookies to improve our services and show related advertising to your preferences by analyzing your browsing habits. If you continue to browse, consider accepting its use