DONNIE DARKO (2001, DONNIE DARKO)

DONNIE DARKO (2001, RICHARD KELLY)

 Resultat d'imatges de Donnie Darko fotos

COMENTARIO: Reflexionar acerca de los universos paralelos era hasta ese momento un terreno abonado para directores como David Lynch, en esa constante tarea de formalizar en pantalla una sucesión de realidades alternativas. La irrupción en 2001, precisamente el año en que Lynch presentara su Mulholland Drive -a mayor gloria del mundo subterráneo de Hollywood-, un particular homenaje al ‘maestro de lo surreal’ de un título aparentemente inconsistente, Donnie Darko, invadió las mentes de muchos espectadores que acabaron un tanto confundidos, a la vez que cuestionados e interpelados. Un efecto buscado en un joven guionista, convertido de una manera natural –dada la complejidad del texto- en realizador. Su nombre: James Richard Kelly. Natural del Estado de Virginia, Kelly quiso despertar las conciencias de los pobladores de ese mundo muchas veces ficticio, que es el de las Universidades y High Schools norteamericanas, en poblaciones medianas imbuidas por un entorno bucólico y unos rostros hermosos y agradables. Nada más lejos de la realidad, pues, Richard Kelly describe esa sociedad como enferma, profetizando a través de un amigo invisible (Frank), del protagonista Donnie Darko (un juvenil Jake Gyllenhaal), la muerte de sus familiares y amigos próximos.Resultat d'imatges de Donnie Darko fotos

Sin ser un filme sobre viajes en el tiempo –con referencia obligada a Regreso al futuro– acontecen diferentes estados en el personaje principal que lo hacen vivir diferentes situaciones.

Dividida en doce capítulos encadenados, como si de un libro se tratase, Donnie Darko pasea por estos estadios de vigilia con la naturalidad que le otorga una madurez inusual en un joven de su edad –recién estrenada la adolescencia-. Además, el carácter apático y desganado de Darko, contrasta con esa sapiencia y lucidez mental que infunde su lucha interna. El espíritu de confrontación y debate viene reflejado en la serie de preguntas y elucubraciones que hace el propio estudiante frente a un supuesto farsante, miembro de una secta que apuesta todas las soluciones a una perpetua paz interior y a la querencia de uno mismo. Símbolos ambos de una decadencia basada en la superficialidad y en el don de gentes tan caro a los predicadores televisivos. Aquí representado por Patrick Swayze –en un uno de sus últimos trabajos hasta su final a causa de un cáncer irreversible-, su figura se difumina ante la avalancha de contradicciones en las que este incurre ante su inesperado adversario y, a la postre, la persona que lo desenmascara.

Resultat d'imatges de Donnie Darko fotos

Sin embargo, Donnie Darko transita por terrenos pantanosos en cuanto a la explicación lógica –si la hubiera- o irreal –no siendo una película de fantaciencia- que el público que asiste a su proyección o visionado casero quisiera recibir.

La moraleja del filme en sí mismo no es otra que la libre interpretación que cada uno pueda hacer de esta dificultosa transición entre lo real y lo puramente fantasioso. A través de una profecía inminente, la disyuntiva es saber que ha ocurrido con Donnie. ¿Su experiencia vital es un sueño o un acontecimiento compartido? Las respuestas a ello están dentro de cada uno de nosotros. Mi interpretación se resume en una vivencia previa que vincula al personaje central como un mártir de una sociedad en desintegración. Resultat d'imatges de Donnie Darko fotos

La reedición -limitada y numerada- con veinte minutos -más ocho postales originales- de añadido en este excelente y necesario Director’s Cut ayudará al espectador a resolver los diferentes dilemas que plantea el film. El asesinato de Laura Palmer en el recuerdo. También el Evil Dead por el que Darko se sumerge en un momento clave del filme. ¿Premonición o ficción? Quizá ambas cosas o ninguna.

A redescubrir.

 

Àlex Aguilera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *