Nuestro Blog

Lo último del Blog

NUEVA YORK BAJO EL TERROR DE LOS ZOMBI (1979, ZOMBI 2)

COMENTARIO: Aunque producida como si de una secuela del film Dawn of the Dead (El amanecer de los muertos, 1978) se tratara, Zombi 2, no puede considerarse una continuación del film de Romero por dos motivos. El primero de ellos, que nunca contó con el beneplácito de la productora estadounidense para convertirse en una franquicia de la misma; ni tan siquiera se tenían referencias de ella hasta poco antes de su estreno. El segundo motivo resulta bastante más lógico, puesto que la trama de Zombi 2 es ajena a lo que ocurre en la supuesta primera parte; sino todo lo contrario, podríamos hablar en todo caso de una precuela.Resultado de imagen de zombi 2 1979Considerada  por algunos como una obra maestra del género fantástico; y por otros, como una cinta bobalicona y mal realizada, Zombi 2, es únicamente una explotation fundacional en cuanto a cintas europeas que visualizaron el fenómeno zombi se refiere.Estrenada en nuestro país con el desconcertante título de Nueva York bajo el terror de los zombi (el término aún no se había extendido en su acepción plural) por la inefable distribuidora José Frade, esta gozó del beneplácito de un público iniciático en este terreno; no así, la crítica que se encarnizó con ella de forma sistemática.Con la perspectiva que nos da el tiempo, aunque uno no la viera en el momento de su estreno, comprendemos a medias ese fenómeno puntual dadas las prestaciones de un filme tan atropellado como es Nueva York bajo el terror de los zombi. Hablamos de atropellamiento por cuanto el film tiene un montaje deficiente y su pista de música y sonido no cuadra con los cambios de imagen, cortándose el crescendo narrativo en varios planos. Pese a lo concluyente del título hispano, la acción apenas tiene lugar en la ‘ciudad de los rascacielos’. Más allá de sus límites geográficos, se sitúa gran parte de la narración, concretamente, en una isla caribeña llamada Maintou. Es allí donde la protagonista (Tisa Farrow, la hermana desconocida de Mia y su compañero también americano, Ian McCulloch) intenta encontrar a su padre, quien experimenta con avances químicos una medicina que revivirá a los muertos. Con reminiscencias de los filmes de Jacques Tourneau, Yo anduve con un zombi (1943) y La legión de los hombres sin alma (1932), de Victor Halperin, Zombi 2 se preocupa por mostrar la crueldad de los ‘no muertos’ de forma poco hospitalaria, especialmente, con la nueva comitiva. Efectos especiales y visuales a cargo del afamado Gianni De Rossi, coetáneo del director Lucio Fulci, ilustran ese ambiente malsano que se vive en una isla que bien podría ser la del doctor Moreau o de uno de sus acólitos.Sin embargo, Lucio Fulci, director que se estrenaba en esta faceta dentro del género de terror tras haberse pasado casi treinta años escribiendo comedias para otros y realizando westerns, policíacos y commedia al uso en Italia, se labró una cierta fama a partir de este singular filme. No obstante, la controversia que creó la película fue más por su carácter visceral que por la de posible plagio, que no fue tal. En la retina –nunca mejor dicho- el momento en el que un zombi ataca a su frágil víctima con un punzón que acaba materialmente perforando su ojo derecho. La otra secuencia más amable, es aquella en la que un tiburón blanco –diáfana fotografía submarina no atribuible a Fulci- lucha con un desecho humano en el fondo de un cristalino mar.Resultado de imagen de zombi 2 1979Un sabor agridulce cierra un filme imperfecto –con una performance supuestamente impostada en el puente de Brooklyn- pero clarificador de una incipiente moda que seguiría con otras producciones italianas de bajo presupuesto: La noche del terror (1980), Zombi holocausto (1980) o la superior en todos los campos, Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (1980), también de Fulci.Àlex Aguilera

PayPal

¿como comprar?
Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.