Nuestro Blog

Lo último del Blog

¿ÁNGEL O DIABLO? (1945, OTTO PREMINGER)

¿ÁNGEL O DIABLO? (FALLEN ANGEL, 1945)
De entre los filmes de corte policíaco que realizó Otto Preminger, Fallen Angel (1945) sigue siendo considerado como el menos efectivo de los que realizó en este terreno. Aún siendo inferior a Laura (1944), Cara de ángel (1953) o Al borde del peligro (1950), e incluso Vorágine (1949), Preminger abordó el llamado thriller naturalista en 1945, toda vez se iniciara en este subgénero al abordar el rodaje en estudio —y escasos escenarios naturales— de Fallen Angel. No es en detrimento de otras obras del género de ese mismo año como Que el cielo la juzgue (1946), Johnny Angel (1945),Concierto macabro (1945) o La escalera de caracol (1945) que el film de Preminger deba aparecer en las enciclopedias del cine con mayúscula por su mayor relevancia, sino más bien por la composición de personajes entre hipócritas, ambiguos y porqué no, idealizados. Preminger juega con ellos de manera totalmente destructiva, encarnando el papel de narrador de historias interpuestas, de seres codiciosos por naturaleza, de mujeres atrapadas por su propio comportamiento lascivo y depredador (Linda Darnell como femme fatale) o sumiso y cautivo (Alice Faye, toda una revelación de inocencia en pantalla). En estricto senso, Preminger desgrana sus ansias por contar una historia de perdedores inducidos por un amor equívoco. Todo lo que rodea a una simple situación de bar de carretera o motel, esto es, personajes solitarios, fumando, bebiendo y contemplando el paso del tiempo alrededor de una camarera poco responsable en su trabajo (sus idas y venidas son continúas, así como sus esporádicas ausencias) es pura ficción.
¿Ángel o diablo? —título con el que se estrenó en nuestro país— fundamenta su esquema argumental en un tono melancólico, refrendado por las situaciones vividas por sus personajes. Desde el impasible Eric Stanton, un errático vividor a costa de los demás, hasta el policía acusador de un crimen aún por resolver y con serias dudas en su culpabilidad, pasando por las antagonistas mujeres de Eric en la población de Walton, todos ellos emergen sin un rumbo claro para luego caer en la desgracia personal. De allí el títuloFallen Angel, referido tanto al trío protagonista como a todos aquellos que pierden su alma —su «ángel»— casi sin ser conscientes de ello. Solamente el amor —como se recita en un pasaje del film— puede hacer recobrar el espíritu libre de cada uno de ellos, atrapado en su propia desgracia.
   Existen varias posibilidades a la hora de interpretar Fallen Angel como un melodrama policiaco en lugar de un Noir al uso. Nosotros interpretamos esa coexistencia desde el punto de vista del narrador —Preminger— de una historia de amor convertida en una desdicha, en una tragedia que acaba por convertir al amante (Dana Andrews) en un ser marcado, un sospechoso de dar muerte a su ser querido. Apenas transcurre el film nos damos cuenta de que la ambigüedad del caso Stanton es manifiesta. Varias son las veces en las que observamos su rostro o su silueta atravesada por una línea imaginaria que oscurece una parte, quedando laotra al descubierto, obra y gracia del director de fotografía ya consagrado por aquel entonces Joseph LaSelle. Además, el amor que supuestamente profesa a Lucy es tan poco sincero como su comportamiento posterior.
Sin embargo, hay algo en Fallen Angel que la hace diferente al resto. Presumiblemente se trate de su carácter desmitificador; un final inesperado y un sutil Happy End, enaltecen esta obra indispensable del género negro, pese a no ser etiquetada como tal en la mayoría de estudios sobre el género. Si bien es cierto que el relato no pivota sobre un único personaje, si hemos de reconocer que la labor de Preminger fue aquí fundamental a la hora de entender las relaciones entre todos y cada uno de los varios personajes que aparecen en la obra.•

PayPal

¿como comprar?
Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.