Nuestro Blog

Lo último del Blog

CINCO SEMANAS EN GLOBO (1962, FIVE WEEKS IN A BALLOON)

El Wonder Cinema fue un subgénero que se popularizó en los años sesenta sustentado por la eclosión una década antes del Cinemascope. No en vano, la configuración estilística de este formato permitía juntar en un mismo plano a un sinpar número de actores, objetos o incluso animales (caso ejemplarizado en el musical El extravagante doctor Dolittle). El consejo principal a la hora de enmarcar a estas figuras, inertes o no, era el del posicionamiento dentro del encuadre percibido y dibujado por el director de escena o de fotografía. Un procedimiento complejo como demuestra el hecho de que muy pocos directores dieran continuidad a este formato, trabajo tras trabajo, como en el caso de Richard Fleischer. El cine de aventuras se daba a este tipo de situaciones artísticas, puesto que en él convergen las pautas del cine de fantasía al uso y la representación de todo tipo ecléctico de personajes variopintos. Ese portal al viaje interplanetario lo iniciaría La vuelta al mundo en ochenta días (1956, ganadora en el apartado a mejor producción en los Oscar de ese año), con su singular apuesta por las tribulaciones de un aristócrata y su sirviente (Picaporte, excelso Mario Moreno 'Cantiflas'). Esa continuidad en ese mundo no apto para espíritus sedentarios, bebía de diferentes fuentes, entre ellas, la nada paradigmática visita al mundo de Jules Verne. Su visionaria idea del poder volar a toda costa, tuvo su razón de ser a partir de la lectura de Cinco semanas en globo, una de sus obras cumbre, apenas tratada en diferentes estudios serios sobre el autor francés. Sin embargo, era terreno abonado para su traslación al cine siempre y cuando los medios fuesen los correctos. Irwin Allen, a la sazón productor, se hizo con parte de los derechos, para dar forma a un viejo proyecto construido a base de materiales nobles -simples estructuras de madera- e imaginación a raudales. No en vano, Allen es considerado como un director que marcó un cierto estilo, para bien o para mal, perfectamente reconocible por el uso de un color vivaz y un sentido de la castástrofe que relataba sus inquietudes más cercanas. Alejada un tanto de estas últimas pretensiones, Cinco semanas en globo funciona a medias tras más de cincuenta años desde su estreno. Sus personajes son arquetipos de una sociedad aristócrata retrogada en parte, pero donde sobresale la figura de un adelantado a su época (recordando a Verne), que desafía las leyes de la naturaleza y de la física para insuflar vida a un artilugio presentado en la exposición Universal de principios del siglo pasado en París. Un punto de partida que supone todo un reto en el marco de una sociedad que demandaba síntomas de cambio a marchas forzadas. En este dilema se hallan unos personajes que deciden viajar en globo con el objetivo de reconquistar tierras colonizadas por los británicos. En este sentido, la cinta se detiene en dibujar situaciones tan esperpénticas como ver como se dispara en masa a un globo vulnerable a escasos metros, con un desacierto pasmoso. Una caricatura en movimiento que invita al sonrojo, no así la total involucración de unos actores esforzados en mostrar su lado más humano. Este es el caso de Red Buttons, actor de estrellato fugaz, que encarna a un aventurero mayor de lo que en realidad el era en esa época. La simpatía del personaje se contagia de forma desigual; aun así, la mona de turno (sosias de la Chita de la serie Tarzan) demuestra el adistramiento suficiente al que fuera sometida. Una inteligencia pareja que da que pensar en el conjunto de un film destinado al consumo rápido y provechoso de una época pretérita que, hoy en día, se ve con ciertos ojos de nostalgia, que no de sumisión. Una calidad superior acompaña a esta revisión en su totalidad, preferiblemente degustable en su formato más amplio, el 2:35: 1, digitos identificativos del infrautilizado Cinemascope. Àlex Aguilera

PayPal

¿como comprar?
Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.