Nuestro Blog

Lo último del Blog

EL POZO DEL INFIERNO (1983, AMITYVILLE 3D)

EL POZO DEL INFIERNO (AMITYVILLE 3-D, 1983)COMENTARIO: Al amparo de la desparecida productora Orion surgió una tercera parte de Amityville aprovechando el rebufo de la serie iniciada a finales de los setenta. Casi sin quererlo se estrenó en muchos países una versión en 3 dimensiones, con el novedoso sistema de Arrivision. Hoy en día esta técnica de filmación y proyección parece algo normal; sin embargo, en los años cincuenta se iniciaría este proceso requiriendo de unas medidas especiales en cuanto al coste y a la manipulación de todo un equipo pesado y que hacía combinar dos proyectores superpuestos en su estreno en salas. Fue en aquella época en la que Richard Fleischer –también Arch Oboler, André de Toth y otros- experimentó por vez primera con el 3D con el western Arena, cuyos resultados fueron decepcionantes. Treinta años más tarde, el propio Fleischer tuvo la oportunidad de reencontrarse con este sistema tridimensional que tan bien queda en pantalla cuando esta realizado ex profeso para ello. En esta ocasión, el material de una secuela escrita por William Wales convertía la historia en algo sobrenatural, lo cual encajaba perfectamente en el encargo. Amityville 3 –aquí rebautizada como El pozo del infierno- es una continuación del film de Damiani en cuanto a que la casa de la mansión costera de Amityville sigue siendo la misma, pero con distintos propietarios. No obstante, esta apreciación evidente vistas las primeras imágenes y la presentación de la casa en primer plano conlleva, acto seguido, una estructura bien distinta en cuanto a la disposición argumental y de personajes. Es aquí donde se aprecia la mano de Fleischer, uno de los ‘maestros’ de la planificación, poniendo en el mismo plano diferentes elementos de calibre similar. In medias res aparece un primer estudio y diagnóstico de la casa, cuando en plena sesión de espiritismo en ella, se abren las luces y se descubre un fraude por parte de sus promotores. Un periodista llamado John Baxter (Tony Roberts visto en alguna cinta de Woody Allen, posteriormente) descubre este tejemaneje y lo publica. Un psiquiatra (Robert Joy, un rostro activo en los thrillers de los noventa) ayuda a la exmujer (Tess Harper) de éste a convivir con la separación, a la vez que asesora a Baxter en sus investigaciones paranormales. En este sentido, Amityville 3 es un film distinto, excelentemente planteado y planeado, sin estridencias, queriendo provocar en el espectador una suerte de sustos inocuos, que hagan avanzar la cinta sin desdén. En este sentido Fleischer declaraba:  Sin relieve o no, el film me dio la ocasión de hacer un thriller sobrenatural, no en el sentido ‘grand guignol’ de recientes films de terror, pero si con buenos elementos de suspense capaces de provocar miedo en el espectador. Satisfecho de su trabajo, del cual muchos críticos creyeron impropio de su talento, Fleischer encuentra lugar y tiempo para ejecutar lo que llamaríamos ‘golpes visuales de efecto en primerísimo plano’. Acciones preparadas para el 3D bien escogidas, desde los planos laterales de los árboles moviéndose al son del viento; las moscas revoloteando ante nuestros ojos; el cuerpo ardiendo en el interior de un coche siniestrado por una barra de metal que se incrusta literalmente en el cristal; el accidente del ascensor; el espectro surgiendo del interior del pozo, etc, … A decir verdad, todos estos efectos –excepto los de maquillaje- no los podemos apreciar –que sí intuir- en la versión en 2D; por el contrario, aquellos que tengan un proyector casero en 3D o un televisor en este formato, podrán contemplar una de las escasas cintas que durante los ochenta pudieron estrenarse en esa recuperación del 3D. Otro ejemplo sería el de Parasite (1982), de Charles Band. Eso sí, con menores efectos estereoscópicos y resultados más pobres.Ocasión única, pues, de rememorar y recordar en su justa medida uno de los filmes más curiosos de Richard Fleischer, nada desdeñable, y que cuenta con el aliciente de ver a Meg Ryan, desprovista de esas dotes innatas para la comedia juvenil; aquí como la amiga rebelde que desafía las leyes de los espíritus atrapados en la casa maldita de la población de Amityville. Àlex Aguilera

PayPal

¿como comprar?
Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.