Nuestro Blog

Lo último del Blog

OCURRIÓ CERCA DE SU CASA (1992)

OCURRIÓ CERCA DE SU CASA (C’EST ARRIVÉ PRÈS DE CHEZ VOUS, 1992)COMENTARIO: Hijos putativos de André Delvaux, Marion Hansel y Chantal Akerman –recientemente traspasada-, los jóvenes por aquel entonces –en plenas Olimpiadas barcelonesas-, Rémy Belvaux, André Bronzel y Benoît Poelvoorde, acometieron una de las piezas más extrañas y transgresoras del llamado falso documental con C’est arrivé près de chez vous, traducida literalmente como Ocurrió cerca de su casa. Diáfana y comprometedora cinta de origen belga, que hurga sobre la desafección de la sociedad para con sus conciudadanos, en clave netamente de crítica brutal. De esta forma, el trío invocado en segundo término, responde a una situación de extrema violencia con las mismas armas que genera la propia situación personal, la de un desequilibrado a quienes sus vecinos y familiares no conocen su verdadero estado de ánimo ni sus aficiones más encarnizadas con el mal. Un retrato realizado en primera persona a través de un equipo de televisión amateur –como lo es el film, aunque en momentos no lo aparente- que filma las vejaciones y los asesinatos cometidos por su protagonista (Benoît Poelvoorde, todo un (auto)descubrimiento), con luz y taquígrafos, sin condescendencia ninguna. Lo que ratifica el otorgamiento de varios premios o menciones especiales en los Festivales en los que se presentó –entre ellos, Sitges, alzándose con el primer premio-, es más su escenificación, su planteamiento alejado de los estereotipos del Serial Killer y su punto de vista neutral o distorsionado.En Ocurrió cerca de su casa las alocuciones surgen del propio asesino, intentando incluso dar una explicación empírica al resultado de sus crímenes. Disposiciones que se encuentran entre lo macabro y lo elemental, con un grado de sinceridad que acaban en declararse en el espectador una cierta empatía con el psicópata conocido desde los primeros planos. Por cierto, la cinta belga despliega con toda su esencia aquello que se llamó en denominador a partir de Al final de la escapada (1959), como el Cinema verité, aquel cine a partir del cual la realidad superaba la ficción. Aquí el trío de personajes, dos de ellos haciendo las veces de operador de sonido y cámara, se mofan directamente de esa corriente nacida en el país vecino, Francia, en una secuencia que precede a un final sorpresivo.En varias ocasiones se ha querido mostrar a C’est arrivé … como una respuesta tácita al Henry, retrato de un asesino (1986, John McNaughton), también premiada en Sitges, sin reparar en un detalle importante; el film norteamericano basaba su relato en la relación familiar desestructurada que habilita al Psycho-Killer precedido de un trastorno y retraso mental. Aquí, Belvaux –el creador de la idea original- desata su ira hacia una manera de entender una comunidad poblada de desperfectos estructurales, construcciones fallidas y yermas, falta de oportunidades –extrapolable al extrarradio de Bruselas o el Molebek musulmán actual-, que acaba girándose en su contra. En este aspecto, Polveroode encarna a un simple trabajador autónomo, promiscuo, homófobo y juerguista, a quien gusta ser el centro de atención, alejándose de esta forma de la timidez reinante en los Psycho-killers redimidos del pasado.Un soplo de aire nuevo llegaría ese año -1992- desde el país belga, como también lo haría un par de años después Justino, un asesino de la tercera edad en tierra hispana y castiza. Un ejemplo de naturalidad que envolvió por un espacio corto de tiempo a estas cintas en blanco y negro –con contrastado granulado- de marcada falta de pretensiones –cámara en mano, en el caso que nos atañe- pero que calaron en el espectador más receptivo. Eso sí, sin manipular ni engañar al espectador como lo hiciera a finales de siglo, la insufrible El proyecto de la bruja de Blair (1999).Àlex Aguilera

PayPal

¿como comprar?
Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.